LA CASA AZUL

Firma Invitada (2012)

Confesiones del eneatipo cuatro

Demos la palabra al alma de La Casa Azul, Guille Milkyway, y dejemos
que nos explique cosas sobre su trabajo, el hijo de Doris Day, el bar
de la esquina y su imposibilidad de escribir mensajes en Twitter.
Dispares circustancias que, leídas entre líneas, transmiten
sensaciones claras sobre cómo es realmente el hombre que se esconde
detrás de La Casa Azul, un proyecto aparentemente hedonista que
aspira a ser mucho más que eso. Y es que en la música y en las
letras de sus canciones hay indicios claros que apuntan hacia el
perfeccionismo que persigue el inseguro Guille en su profesión y,
quizá, también en su vida.

Día sí, día también, me siento mal por cualquier cosa que haya
dicho en cualquier lugar, pensando que quizá la podría haber dicho
de otra manera más adecuada. No me pasa solamente con las cosas
pretendidamente importantes de mi trabajo tipo “hoy he desafinado como
un animal y alguien lo ha grabado en YouTube y ahora todo el mundo …
Fuente: RockDeLux