Puro Rock Nacional

Amenazas de muerte, intentos de asesinato, cambios de prisión: el infierno de un narcojunior preso en EEUU

Dámaso López Serrano, alias el Mini Lic (Fotoarte: Steve Allen/Infobae)

Dámaso López Serrano “El Mini Lic” pasó de ser narcojunior y el ahijado favorito de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera a un informante del gobierno estadounidense que vive bajo la amenaza constante por los datos que él y su padre han entregado sobre las operaciones del cártel de Sinaloa en más de 50 países, así como de otras organizaciones criminales.

López Serrano se entregó a las autoridades estadounidenses el 27 de julio de 2017 ya que era la única opción que tenía de salvar su vida luego de la persecución de la que era objeto por parte de los hijos del Chapo Guzmán, quienes además de no simpatizar con él porque era el posible sucesor de su padre al frente de la organización criminal, sus células ya se habían enfrentado por el control de la plaza de Baja California. Con Iván Archivaldo Guzmán tenía una sonada enemistad que empezó por un narco corrido.

Tanto el Chapo como el padre del “Mini Lic”, Dámaso López Núñez, ya habían sido detenidos y extraditados a Estados Unidos, por lo que la guerra entre sus hijos no tenía tregua ni reglas.

El Chino Ántrax sería uno de los integrantes del cártel de los que López Serrano proporcionó información (Foto: archivo)

“El Mini Lic”, reveló nombres de más de 100 integrantes (varios de alto rango) del Cártel de Sinaloa que, libres o presos, continúan operando, incluyendo Ismael “El Mayo” Zambada, el Mayito Flaco, Ismael Zambada Imperial el Mayito Gordo, y Serafín Zambada Ortiz, Rodrigo Aréchiga Gamboa el Chino Ántrax, entre otros. La información que reveló puede ser útil para hundir a quienes actualmente enfrentan acusaciones o bien, procesos de extradición.

López Serrano se declaró culpable en enero de 2018 de haber importado a Estados Unidos miles de kilos de heroína, metanfetaminas y cocaína, seis meses después de entregarse a los agentes de la Agencia Antidrogas del país.

Luego de la tercera detención de Joaquín “El Chapo” Guzmán en el 2016, y su extradición a los Estados Unidos, donde finalmente recibiría cadena perpetua por crímenes relacionados con el narcotráfico; por algún tiempo se pensó que Dámaso López Núñez y su hijo “El Mini Lic” se quedarían con el mando del cártel de Sinaloa.

López Serrano se entregó voluntariamente en julio de 2017 (Foto: archivo)
López Serrano se entregó voluntariamente en julio de 2017 (Foto: archivo)

Al igual que “El Licenciado”, su padre, López Serrano narró ante un juez las actividades ilegales del cártel de Sinaloa, grupo delictivo del que él era miembro dentro del círculo de más alto nivel, y delató al capo en turno que está enfrentando un juicio.

López Serrano también cooperó con el gobierno de EEUU para así recibir un castigo menos duro.

Ahora son las autoridades mexicanas las que buscan traerlo de regreso al país, luego que la Fiscalía General de la República (FGR) obtuviera una orden de aprehensión por su participación en el asesinato del periodista Javier Valdez, en mayo de 2017.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

FGR obtuvo orden de aprehensión contra “El Minilic” por el asesinato del periodista Javier Valdez

Se entregó a la DEA el “Mini Lic”, el narco que disputaba el liderazgo del Cártel de Sinaloa a los hijos de “El Chapo” Guzmán

Narco-millennials: los hijos de los capos mexicanos de la droga toman el control

Puro#Rock#Nacional

Seguinos en Facebook

Facebook Pagelike Widget

Archivos

Te Recomendamos…