Una mujer de 41 años murió tras una cirugía plástica y su familia denuncia mala praxis

Tamara Gómez tenía 41 años

Tamara Gómez tenía 41 años

Tamara Gómez entró el último viernes al quirófano de la Clínica Modelo de Santa Rosa, La Pampa, con la idea de hacerse una lipoaspiración; una cirugía plástica que no implica alto riesgo. Sin embargo, la mujer murió 48 horas más tarde, antes de que fuera dada de alta.

Las causas de su muerte aún se desconocen. Sin embargo, la familia de la mujer denunció a los médicos que la atendieron y reclamaron que no les explicaron qué fue lo que pasó, por lo que ellos consideran que hubo "abandono de persona".

Según publicaron medios pampeanos, Gómez (41), que era madre soltera de un chico de 12 años, murió en la clínica durante la madrugada del domingo, después de sentirse mal durante las últimas horas tras la operación.

"Mi hermana estaba muy bien de salud, los análisis pre quirúrgicos le dieron bien, no nos han dado ninguna explicación de nada, nosotros queremos saber qué pasó", comentó Mauricio Gómez, hermano de Tamara, a El Diario de La Pampa.

El hombre contó que la mujer fue operada por J.M., un cirujano plástico local, quien tras la intervención viajó a Buenos Aires y dejó a cargo de sus pacientes a su padre, J.J.C., un prestigioso médico de esa provincia.

"El médico que la operó no nos explicó nada, porque él la operó y ese mismo día se fue a Buenos Aires a llevar los hijos. Mi hermana quedó a cuidado, supuestamente, del padre del médico, así que con el único que hablamos fue con él", comentó Gómez, y añadió: "Yo cuando llegué a la clínica me quedo a acompañar a mi mamá en la guardia que estaba muy preocupada, y ahí fue cuando baja el médico de guardia, que era otro, que no sé el nombre, y nos dice que habían tratado de reanimarla pero que mi hermana había tenido un paro cardíaco y que había muerto".

De acuerdo con el relato del hermano de Tamara, tras la muerte, él habló con J.J.C.: "Lo único que dijo era que había sido un caso fortuito, que en la operación había estado todo bien. Yo lo corté ahí nomás, le dije que se callara la boca, que no era el momento y le pedí que se retirara. Después en la clínica ahí nomás nos apuraron enseguida con el trámite del sepelio y todo eso".

La familia Gómez contó que el sábado, un día después de la operación, fue revisada por el padre del médico que la operó. El cirujano le dijo que estaba bien y que le iba a dar el alta. Siempre según Mauricio Gómez, su hermana le contó que no se sentía bien, que se sentía débil, como que iba a desmayarse y que le sangraba mucho el ómbligo. "Entonces él le dijo que mañana, por el domingo, le iba a pasar a mirar el ombligo. Mi hermana murió esa madrugada, cerca de las dos de la mañana", relató Mauricio Gómez.

La familia Gómez finalmente el miércoles denunció a los médicos en la comisaría 1ª de Santa Rosa y en la Fiscalía local. "Simplemente queremos saber qué pasó con mi hermana", dijo Gómez.

Leer mas

Se el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*